Entrada destacada"El Silencio de los Buenos" ...

“NO CAMBIAR, ES REPETIR” Proyecto Grifo: El ESTADO PLURAL ® 2006

miércoles, 25 de enero de 2017

EDITORIAL: “¡FOCO!”


EDITORIAL: 
“¡FOCO!”


Bajo absoluto apego a la Constitución Nacional (CN), la Asamblea Nacional (AN) destituyó a Nicolás Maduro Moros y a todo su tren de Ministros. Ello dentro del lapso en que la CN obliga a llamar a elecciones presidenciales en 30 días. La presencia de Maduro en Miraflores usurpa el cargo de Presidente de la República bajo las exigencias que la CN impone, hecho por el cual, se ha consumado un golpe de estado y se ha instaurado un régimen de facto.

Ni Maduro, ni su tren de Ministros, ni los funcionarios de los Poderes confiscados por este clan (TSJ, CNE, Fiscalía, Contraloría, Poder Ciudadano, etc.) tienen poder constitucional para legalmente actuar. Lo único que tienen es el poder de facto que les otorga las armas, la violencia y el control del aparato público por coacción. Todo funcionario que viole la CN, pierde su autoridad estatal.

En este sentido, ningún venezolano, ni la comunidad internacional, deben reconocer como legítimas las acciones de Maduro, ni de ninguna persona que haya violado a la CN. No existen presos cuando no se han cumplido procesos legales y por ello solo hay secuestrados dentro de instalaciones del Estado. Es decir, ninguna persona –con o sin credencial estatal- puede violar nuestros derechos y aquel que lo haga será perseguido y enjuiciado, con la máxima probabilidad de ser sentenciado con cárcel y la confiscación de sus bienes.

Los demócratas necesitamos una AGENDA DE ESTADO. Esto es mucho más que un pasajero asunto electoral. Las fuerzas democráticas no pueden seguir pegando brincos según la agenda de escándalos que promocionen los delitos de Maduro. Eso no es asumir la responsabilidad fundamental. Ese no es el foco.

La CN en su Art.333 obliga a cada ciudadano a defenderla y a trabajar para el rescate de TODO el orden constitucional. Esta defensa solo se logra con acciones y la AN es la primera instancia que debe marcar el ejemplo para el resto de la ciudadanía. 

La República no se puede parar, no importa donde estén sus funcionarios constitucionales. Es imperativo que exista un contrapeso legal y no mantener al vacío que estos delincuentes imponen como “legales”. 

La Asamblea Nacional es hoy el Estado Nacional y debe asumirlo con una AGENDA DE ESTADO. Todas las fuerzas democráticas deben apegarse a esta.

Venezuela no tiene un gobierno constitucional, ni un Estado Nacional en plena operación. El único Poder estatal legítimo y constitucional es la AN y en consecuencia, es el último reducto que sobrevive de nuestra República, de nuestro sistema democrático y de nuestro Estado Nacional. 

Maduro y su grupo montan escándalos porque eso ya es su modo de operación diaria para distraer los puntos centrales de la agenda democrática. Si bien no podemos callarnos ante estas tropelías, el foco es la AGENDA DE ESTADO para rescatar a la República, a nuestro sistema democrático y a nuestra CN.

El lenguaje define líneas de acción y objetivos: Maduro no puede ser tratado como Presidente, porque ya no lo es. Ningún ciudadano, ningún funcionario público (incluyendo militares), ningún Estado del mundo, debe reconocer a Maduro, ni a ninguno de sus adláteres como funcionarios del Estado de la República Bolivariana de Venezuela. 

Maduro debe ser tratado en Venezuela y el mundo como EL DESTITUIDO, si acaso alguien quiere “perfumarlo” podría decir: “el destituido presidente” o "el presidente de facto". 

Ante este vació institucional, la AN debe tomar medidas especiales, que bien podrían comenzar por modificaciones a la CN que le permitan flexibilizar la elección de las nuevas autoridades de los Poderes estatales secuestrados por el grupo usurpador, violador de la CN y el mandato del pueblo. El mismo vacío (o inexistencia de los Poderes) debe empujar la creación de medidas especiales que no estarían contempladas en la CN, siempre cumpliendo con sus principios.

Tal como hemos sufrido en el pasado (reciente) es inútil pedirle elecciones a quienes no respetan la voluntad ciudadana. La AN debe nombrar las nuevas autoridades del TSJ, el CNE, y de no ser acatadas sus decisiones, deberá imponerse con todo un tren de nuevos funcionarios que ejerzan aún desde un escritorio dentro del Palacio Federal. Desde allí, estos nuevos funcionarios sancionarán, decretarán y administrarán según lo obligue la CN. La República debe reclamar la restitución del orden constitucional, del sistema democrático y la protección de sus ciudadanos (ello) ante el país y el mundo.  

Es obvio que la AN debe entrar en contacto con la comunidad internacional a los fines de apalancarse. Todos los partidos democráticos deben organizar una campaña mundial que anuncie la destitución de Maduro, los acuerdos de la AN y el anuncio de los nuevos funcionarios nombrados por la AN para que sean recibidos fuera del país. Todos los parlamentos democráticos deben cerrar filas con este Poder electo por la ciudadanía venezolana. Igual, este Poder debe buscar el apoyo de la ONU, OEA y el Mercosur para encontrar el camino pacífico a la salida de estos delincuentes.

Las nuevas autoridades del CNE, son las que deben organizar nuevas elecciones e imponerle a las FFAA –junto con los nuevos magistrados del TSJ- que cumplan con la CN y las nuevas instrucciones de la AN. Sin embargo, tenemos que ser realistas al reconocer que todos los caminos hoy apuntan a la salida militar - una acción que la misma CN impone a las FFAA en lo relativo al resguardo del orden constitucional.

Los ciudadanos somos el Primer Poder de la democracia y los únicos dueños de la República. El trabajo no es de “otros”, el trabajo es de cada uno que porte la nacionalidad venezolana. Cada uno de nosotros está obligado por la CN a defenderla y a trabajar por el sistema democrático. Si quieres democracia, si quieres república independiente, si quieres un Estado eficiente, no se lo pidas a otro ¡trabaja para lograrlo!

La AN solamente ha cumplido con el mandato que impuso el soberano pueblo de Venezuela el 6 de diciembre de 2015, cuando votó en contra del actual régimen hasta lograr (aún con vicios de procedimiento) no menos de 2/3 del total de Diputados. Quien destituye a Maduro es la ciudadanía a través de la AN y tal destitución proviene del malestar por el incumplimiento de las funciones del cargo de Presidente, quien ha debido ofrecer seguridad ciudadana, empleo, abastecimiento de todos los productos que se necesitan para construir un mínimo satisfactorio de calidad de vida. Maduro, no cumplió con sus obligaciones y por lo tanto, abandonó su trabajo; abandonó su cargo. Esta es la realidad que se sufre cada día en nuestro país, mucho más allá de lo que algunos semiólogos de la semántica se ofusquen intentando salvarle el pellejo a los responsables de la mayor tragedia que este país ha sufrido en 150 años – sino es que desde que existimos como territorio autónomo.

La AN perdió el apoyo masivo que obtuvo en Dic2015, ello gracias a la desconfianza que personas como Julio Borges han creado. La “cogollo-cracia” está viviendo sus finales momentos. NO podemos castigar a todo un partido, ni a todos los partidos, cuando la culpa de muchos problemas no es de muchos, sino de muy pocos. Tal como en el país, son los activistas, así como los ciudadanos, quienes deben empujar nuevos liderazgos. Es imperativo hacer cambios que restituyan la confianza.

Vienen cambios profundos entre el grupo democrático, que muy seguramente implicarán la expulsión de varios dirigentes (y sus partidos, de ser necesario) de lo que hoy se llama MUD. Nuevas caras y nuevos factores de la sociedad civil van a estar en esa reingeniería.  

miércoles, 21 de diciembre de 2016

EDITORIAL: ¡LA VAN A PAGAR!



EDITORIAL: ¡LA VAN A PAGAR!


Imagen original del Juicio de Nuremberg (Final de la II Guerra Mundial) > Vista de la tribuna donde fueron ubicados los jerarcas Nazis acusados de crímenes de guerra, con sus apellidos y respectivas sentencias (nov 1945 - oct 1946).
* * * * *
La voluntad ciudadana marcó el fin de este régimen. Ya no hay permisos para demoras, ni distracciones. Esta es una sentencia de 9 de cada 10 venezolanos. El 06/12/2015 el mandato popular lo sentenció y la Asamblea Nacional está obligada a seguir ese mandato en diciembre de 2016 ¡YA!.

Más pasa el tiempo hay más muertes, más miseria, más dolor, más diáspora… Maduro y su grupo se desploman sin tener misericordia con el ser humano que vive en Venezuela. Esto es crimen contra la humanidad en el más grave de sus niveles y ni sus cómplices pueden evitar la cárcel.

¿Darle oxígeno a Maduro? Es un suicidio electoral … o acaso confesar que se tiene un “enchufe” al que hay que aferrarse para evitar la cárcel.

¡Así es! Estar con Maduro significa cárcel dentro o fuera de Venezuela.

A pesar de que en algún momento del lejano pasado hubo una fachada de legitimidad democrática, muchas personas todavía no se ubican en la realidad (del presente) criminal, ilegal e inconstitucional en la que están incursas las personas que usufructúan cargos en el Estado Nacional, partiendo desde Nicolás Maduro Moros y demás adeptos ubicados en Ministerios, Fuerzas Armadas, Servicios de Seguridad, Tribunal Supremo de Justicia, Tribunales, Consejo Nacional Electoral, Contraloría General de la República, Fiscalía General de la Nación, Consejo Moral Republicano, etc.

Muchos venezolanos justificando su desánimo, todavía ven al mundo como en el medioevo cuando el señor de la tierra era dueño absoluto y tenía todos los derechos, no importando aquello que dijeran las leyes (si acaso las hay). 

El mundo moderno tiene leyes y ningún país está aislado como un feudo. La gente ya sabe que no hay dueños de la vida de nadie y que violar una Constitución, una ley o a los derechos humanos, aún cuando tal violación no represente un castigo inmediato, conlleva a una sentencia de cárcel que hasta puede ser de por vida. Estas palabras pueden ser de alivio pero este no es un mensaje de aliento, sino la descripción absolutamente sólida de la realidad internacional. La globalización de los derechos humanos es una realidad.

Es decir. Quienes dicen “pero siguen mandando y matando como si nada” mejor reseteen al software que llevan en sus mentes y actualicen los archivos para que se ubiquen en el plano presente. Cierto que lo hacen, pero para cada vez tener un más alto nivel de oportunidades para estar en la cárcel. Las sentencias de la Corte Penal Internacional de La Haya, son de obligatorio cumplimiento en sus cárceles. 

En dos platos: lo que han hecho y están haciendo, Maduro y sus camaradas, representan crímenes que les pueden dar la cárcel hasta de por vida, sea en Venezuela o en La Haya ¡júrenlo! Solamente a un grupo tan primitivo se le ocurre creer que pueden burlar al orden internacional como si la humanidad no tuviera mecanismos legales para proteger su existencia. Este ya no es el mismo mundo que perduró hasta la mitad del Siglo XX. Desde el juicio a los Nazis en Nuremberg y la consolidación de los DDHH en la ONU, los crímenes de lesa humanidad son universales y jamás prescriben. Entonces: ¡A ubicarse!

El asunto tampoco es nada light para quienes son sus espías dentro del grupo opositor. Los juicios delatarán sus nexos y en el caso de haber sido quienes hayan favorecido la permanencia de Maduro, podrían ser culpados de cómplices en tales crímenes. 

La situación es peor en la medida que pase el tiempo. Tanto para Maduro como para el venezolano. Los opositores ya no solo se enfrentan al castigo electoral que podría representar su negligencia, sino que la presunta complicidad les amenaza.

La estatización del crimen es un modo de operación que en el chavismo ha alcanzado niveles sin precedentes -al menos- en la región americana. NO solo se trata de haber violado principios democráticos, sino el haber convertido en una maquinaria del mal, al Estado de un país en contra de su población y de la humanidad. Realmente este es el ataque más grande que ha experimentado la democracia y la humanidad en los últimos 70 años, toda vez que se han usado instrumentos democrático-estatales para esconder operaciones criminales. 

Esta tragedia venezolana va a dejar severos precedentes en la historia del mundo, tanto por la vil e inhumana saña con que Maduro y sus camaradas han ejercido el poder en contra de la población venezolana, tanto como por sus nexos con organizaciones criminales internacionales, así como por la red de complicidades que operaron en beneficio de este grupo criminal – hasta dentro de los círculos opositores. Internacionalmente, nuevas normas serán establecidas y en las Cortes Internacionales, serán dictadas sentencias que nunca antes se habían tomado en contra de los cómplices que permitieron la comisión de tales crímenes.


La vida política será otra, después de la caída del chavismo ¡La van a pagar!


“EL CAOS” 
Por Carlos Canache Mata

   El país ha pasado de la crisis al caos. Un caos económico cabalgando sobre un caos institucional.

El caos económico. Antes que cayeran los precios petroleros, la economía nacional había entrado en crisis, que se expresaba, entre otros indicadores y variables, en su contracción, alta inflación y severa escasez. Modelo económico equivocado, control cambiario y de precios, indisciplina fiscal y monetaria, son los soportes principales de la debacle.

   La crisis se convirtió en caos desde que, en su programa de televisión del domingo 11 de este mes, Maduro decretó, sin que se hubiese puesto en funcionamiento el nuevo cono monetario, que el billete de 100 bolívares saldría de la circulación, daba un plazo de 72 horas para acudir a la banca para su canje o depósito, y, en defecto de esto último, concedía diez días (después disminuidos a cinco) para hacer el canje en las taquillas del BCV de Caracas y Maracaibo. Se pretendió justificar la medida como una acción contra el contrabando de esos billetes en la frontera con Colombia. Pero, como señaló el economista José Guerra, “con esto no se resolverá el problema, porque si antes sacaban los de 100, ahora sacarán los de 500”.

   Se refiere Guerra al nuevo cono monetario, que era necesario debido a la escalada inflacionaria, cuyo primer lote de billetes de 500 bolívares se anunció que entraría en circulación el 15 de este mes, pero fue el domingo 18 por la tarde que aterrizó el avión en Maiquetía con esos billetes. Por cierto, el día anterior, sábado 17, Maduro, mientras manoseaba irrespetuosamente el sable original que portaba El Libertador en la Batalla de Carabobo, dijo en un mitin de la Avenida Bolívar que los nuevos billetes llegarían con retardo debido a un “sabotaje internacional” del imperio y que “los aviones que conseguimos recibían una llamada del Departamento del Tesoro de EEUU para cancelar su vuelo”. ¡La demencia parece haberse aposentado en Miraflores!.

   Seguramente Maduro ignora que será efímero el nuevo cono monetario, con sus billetes y monedas de más alto valor, si no se atacan y  controlan las causas de la inflación. Después del cono por instalarse, en cuestión de meses habría que ir recurriendo a nuevos y sucesivos conos monetarias con billetes y monedas de crecientes altas denominaciones.

   Todos los medios de comunicación han informado sobre la ola de protestas, asaltos y saqueos que se ha desatado contra las recientes medidas gubernamentales en muchas ciudades del interior, en algunas de éstas con acompañamiento de militarización y toques de queda y un saldo de muerte y heridos. Por haber cundido el miedo en la camarilla gobernante, el sábado 17 se anunció la reanudación y extensión de la vigencia del billete de 100 bolívares hasta el 2 de enero del próximo año. Ricardo Hausmann, catedrático de la Universidad de Harvard, ha sentenciado que el caos creado “no es un error, es un crimen”.

El caos institucional. Está a la  vista.  A la Asamblea Nacional no la dejan legislar. El TSJ, alegando “omisiones legislativas”, asume funciones que corresponden a la Asamblea Nacional. El Poder Ejecutivo, con la complicidad del TSJ, dicta decretos violatorios de la Constitución. El Poder Ciudadano (Fiscalía del Ministerio Público, Contraloría General y Defensoría del Pueblo) está al servicio del Ejecutivo. Sin separación de poderes, asistimos a una nueva muerte de Montesquieu.

   Ya no nos queda ni un gramo de democracia.

  



jueves, 15 de diciembre de 2016

“El acuerdo nuclear con Irán o el peligro de jugar con átomos.”


“Notas desde Londres”
Por Cinzia De Santis


“El acuerdo nuclear con Irán o el peligro de jugar con átomos.”

Desde la victoria de Trump, el mundo ha estado en vilo esperando los nombramientos de su gabinete ejecutivo. Es cierto que el ahora Presidente Norteamericano ha bajado el tono y algunas de las designaciones más controversiales, como Stephen Bannon, como Jefe de Estrategia, han sido balanceados por otras más convencionales, como Reince Preibus, como Jefe de Estado Mayor. Sin embargo, algunas de sus declaraciones siguen preocupando. Una de ellas es su reiterada oposición al acuerdo nuclear con Irán. El señor Trump parece estar decidido a deshacer el esfuerzo de su predecesor y, de ser así, estaría cometiendo un grave error.

El acuerdo histórico entre Irán y el grupo de los P5+1 (China, Francia, Rusia, el Reino Unido, los Estados Unidos más Alemania) fue uno de los desafíos diplomáticos más espinosos del siglo 21. Los obstáculos a superar eran no sólo de carácter técnico, sino y sobre todo, políticos. Factores internos en Irán y en Estados Unidos se oponían al acuerdo. Los países árabes levantaron sus voces de manera altisonante en contra del mismo. Por primera vez en la historia, un líder de otro país tuvo la desfachatez de criticar en el mismo Congreso al presidente de los Estados Unidos, como ocurrió cuando Netanyahu, el Premier de Israel, cuando atacó a Obama y el acuerdo nuclear. El miedo al movimiento sísmico que sufriría el medio oriente hizo dudar a muchos. Pero al final, gracias al trabajo loable de los técnicos involucrados y al empeño el Secretario de Estado norteamericano, John Kerry, y el Ministro de Relaciones Interiores de Irán, Mohammad Zarif, el acuerdo se firmó. Por ello, ambos recibieron en Londres el prestigioso premio Chatham House otorgado por la reina Isabel II de Inglaterra a personajes o instituciones que contribuyen a la mejora de las relaciones internacionales.

¿Es tan peligroso Irán? En abril de este año tuvimos la oportunidad de pasar 3 semanas allí. Un país aislado del mundo occidental desde la revolución de los ayatolas en 1979, tiene una historia impresionante y se puede considerar el primer gran imperio que conoció el planeta. El recorrido nos llevó desde la ciudad de Shiraz hasta Teherán, pasando por las ruinas de Persépolis y Pasagardae, testigos de la grandeza de la dinastía de los aqueménides y en particular de Ciro El Grande, que, por ironías de la historia, es considerado en la Biblia como uno de los grandes benefactores de los judíos. 

Irán resultó ser un país fascinante no sólo por la complejidad y riqueza de su cultura, sino por sus contradicciones. En los museos, en los lugares históricos y turísticos, el rostro adusto e intimidante del ayatola Khamenei recordaba a los visitantes quién era el que mandaba en el país. En la entrada del hotel en Teherán hasta había un afiche con un mensaje abiertamente hostil hacia los extranjeros. Sin embargo, nuestro contacto con los iraníes de la calle resultó ser muy distinto. Hombres, mujeres y niños nos saludaban con un sonriente: “Welcome, welcome!”. Los que masticaban algo de inglés nos preguntaban de dónde veníamos y nos daban la bienvenida a su país. 

El episodio que mejor ilustra la verdadera naturaleza de los iraníes ocurrió un día en la estupenda ciudad de Isfahán mientras visitábamos el cementerio de los caídos durante la guerra entre Irak e Irán. Una mujer con su chador, cubierta de pies a cabeza, se acercó a nuestra guía, Afi, y le entregó una bolsa con helados. La mujer no hablaba ni una palabra de inglés. Afi nos explicó que era usanza en los cementerios regalar comida a los demás visitantes. La mujer nos vio a lo lejos, pero se le habían acabado los dulces que había preparado para la ocasión y fue a comprar unos helados para nosotros. Ese gesto tan generoso, en un lugar tan significativo, derribó todas las suspicacias culturales y religiosas. Una cosa son los iraníes y otra sus ayatolas. 

El pueblo sufre por el aislamiento al que está sometido y no sólo desde el punto de vista económico sino por la imagen que se tiene de ellos. Los iraníes —dicho por ellos mismos— quieren abrirse al mundo, quieren conocer y darse a conocer por lo que son y no por lo que se cuenta de ellos o por lo que dicen sus líderes religiosos. Sin duda, Irán tiene una política de derechos humanos desdeñable. Su apoyo a Hezbollah y al régimen de Siria es inaceptable, pero no es cerrando los canales diplomáticos que el país va a cambiar sus políticas en estos ámbitos.

En la ceremonia de entrega del premio Chatham House el discurso de John Kerry fue contundente e inspirador. La Diplomacia -según este Secretario de Estado- hace que el mundo sea un lugar más seguro y cada vez que se deja a un lado, la brecha en los conflictos se hace más aguda. Es por eso que desde Theresa May en el Reino Unido, hasta el Premier chino han alertado sobre el peligro de anular el acuerdo nuclear con Irán. Aunque quisiera de verdad hacerlo, Trump tendrá que convencer a los otros países signatarios. A nadie le interesa la proliferación de armas nucleares, pero si Irán se siente acorralada sin duda retomará su programa bélico. Algunos republicanos lo entienden. Por eso, señor Trump, piénselo bien antes de jugar con átomos. Puede desatar una reacción en cadena en la cual usted podría ser la primera víctima.


Dip. Rafael Veloz entregó denuncia ante OEA contra Magistrados TSJ


Dip. Rafael Veloz entregó denuncia ante OEA contra Magistrados TSJ




El FAS y Primer Poder A.C. apoyaron (Imagen: Marianella Echegaray + Jesús I. Fernández + Rafael Veloz G. + Francisco Pantaleo + Andrés Raúl Páez)

El Diputado al Parlasur Rafael Veloz García (Voluntad Popular) introdujo una denuncia en la OEA contra el régimen encabezado por Nicolás Maduro por las violaciones contra la Constitución Nacional ejercidas por el Tribunal Supremo de Justicia y el sistema de justicia ordinaria.

En tal propósito otras organizaciones ciudadanas como el Frente Amplio Social FAS y Primer Poder A.C. apoyaron este acto por considerarlo vital para el futuro proceso internacional que perseguirá, juzgará y condenará a los culpables de tales violaciones.

En esta misma línea, Primer Poder AC ha apoyado a la Red de Vecinos de Baruta quienes en acto de altísimo valor ciudadano igualmente introdujeron un recurso en el Consejo Moral Republicano contra los Magistrados "express".

Se invita a la Asamblea Nacional, partidos políticos y demás organizaciones civiles a pronunciarse legal y legítimamente contra todas las violaciones al orden constitucional y democrático en Venezuela. Es una obligación que nos impone el Art 333 de la Constitución Nacional el rescatar su vigencia. Estos son algunos ejemplos de como hacerlo, sin olvidar otros tipos de presión.

martes, 13 de diciembre de 2016

“FIDEL CASTRO” (y III) Por Carlos Canache Mata


“FIDEL CASTRO” (y III) 
Por Carlos Canache Mata

   El triunfo de la guerrilla de Fidel Castro, el 1º de enero de 1959, contra la dictadura cubana de Fulgencio Batista, tuvo una gran influencia en Latinoamérica. Irrumpió en algunos partidos políticos, como lo observa Ramón J. Velásquez, la tentación de “repetir la hazaña, lo mismo en Venezuela que en el Perú, en Bolivia y en Colombia”.

   Castro, cuando en 1959 llega a Caracas con motivo de la celebración del primer aniversario de la caída de Pérez Jiménez el 23 de enero, afirmó en su discurso de la Plaza de El Silencio que “los teóricos no concebían una revolución sin el apoyo del Ejército, pues bien nosotros hicimos una revolución contra el Ejército”. Esa novedad de una guerrilla victoriosa contra una institución armada, fue lo que deslumbró en nuestro país, primero al MIR y después al Partido Comunista, y los decidió a la subversión armada en las ciudades y en el campo. En el discurso citado, Castro había recordado que “aquí en Venezuela hay muchas más montañas que en Cuba, que sus cordilleras son tres veces más altas que la Sierra Maestra, que aquí hay un pueblo heroico y digno como el de Cuba”.

   Ante el brote continental de la lucha armada para llegar al poder, los partidos de la extrema izquierda venezolana, como escribió Manuel Caballero, “no querían llegar de último al banquete revolucionario”. Para la aventura, contaron con la ayuda monetaria, en material bélico y en hombres que, con largueza, les ofreció Fidel Castro. En octubre de 1960, “el MIR levantó la consigna de luchar ´por un gobierno popular´, o sea, por un gobierno distinto al de Betancourt”, apunta Antonio García Ponce, que había participado en la lucha armada, en su libro sobre la guerrilla de los años sesenta titulado “Sangre, Locura y Fantasía”. En marzo de 1961, en su III Congreso, el Partido Comunista se suma a la tesis insurreccional, llama “a dominar todas las formas de lucha, ya sean legales o ilegales, clandestinas o armadas” y alega que “el caso de Cuba es un ejemplo contundente de la victoria popular de un solo país frente a un poderoso enemigo”. La democracia venezolana derrotó tanto la guerrilla rural de las montañas como la urbana, esta última protagonizada en Caracas y ciudades del interior por las llamadas Unidades Tácticas de Combate (UTC) que atacaban empresas y realizaban asaltos “expropiatorios” a los bancos.

   El 24 de enero, durante su visita a Venezuela en 1959, Fidel Castro se entrevistó con Rómulo Betancourt, al que le solicita un préstamo de 300 millones de dólares y suministro de petróleo en condiciones ventajosas, respondiéndole el presidente electo que lo primero era imposible porque Pérez Jiménez había dejado “exhausto” el Tesoro Público y lo segundo tampoco era posible porque para complacerlo “el gobierno nacional habría tenido que adquirirlo (el petróleo) de las compañías a precios internacionales”, anota Simón Alberto Consalvi, quien, además, hace la reflexión de que Rómulo Betancourt fue “el único venezolano” que no sucumbió ante “el furor que Fidel y su mitología desataban en América Latina antes, incluso, de su victoria”.


   Muchos años después, Hugo Chávez y su sucesor han regalado dinero y petróleo a la Cuba de los Castro, en una especie de neocolonialismo político al revés al ser la muy beneficiada isla antillana la que por mampuesto manda en Venezuela.

lunes, 12 de diciembre de 2016

“El buen revolucionario de estos tiempos” Por Carlota Salazar Calderón


“El buen revolucionario de estos tiempos” 
Por Carlota Salazar Calderón

         En Del buen salvaje al buen revolucionario, Carlos Rangel plantea el mito de la inocencia del hombre corrompida por la civilización. Concretamente cómo Latinoamérica justifica su diezmada existencia por la explotación de la que ha sido objeto por parte de  Estados Unidos y el mundo occidental. Los Latinoamericanos, los buenos, puros y castos… son víctimas del mundo desarrollado y ése relato ha dejado permear al buen revolucionario, que, en el discurso, lo hará retomar al hombre nuevo – humanista y socialista -; pero que en la práctica termina siempre en populismo, el caudillismo, proteccionismo y hasta el autoritarismo. Ese buen revolucionario ha tenido alzas y bajas, auge y caída.

         La imagen romántica de los jóvenes guerrilleros barbudos entrando a La Habana, contagió a millones de hombres, pero los asesinatos, la expropiación de tierras, expulsión de nacionales, que ocurrió entre 1959 y 1961 en Cuba, hizo que esa magia se desdibujara. Sobre todo cuando Fidel adopta la ideología marxista e instaura un Estado socialista. La revolución por las armas inspira la lucha del Frente Sandinista en Nicaragua (1979); contra la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo (1961); contra la dictadura de Alfredo Stroessnerr en Paraguay (1989); pero también ayuda al derrocamiento de Salvador Allende en Chile (1973), quedó enquistada en los sueños de los pacificados.

Pero la llegada al poder de Hugo Chávez en 1998 repotenció al buen revolucionario, por la vía democrática. Entonces, lo que no pudo suceder en las costas de Machurucuto, Estado Miranda, en 1967, ocurrió en 1999 desde Miraflores – cubanización de Venezuela -. Luego, Néstor Kirchner en Argentina 2003, Lula en Brasil, Evo Morales en Bolivia. De allí germinó el ALBA que dio inicio a una etapa de invocación del rescate de lo social, la integración en América Latina, contra el consenso de Washington, anti imperialista… lo que se conoció como la ola rosada.
   .
PUBLICIDAD
          Ambas modalidades del buen revolucionario, armas o votos, concebidas para los pobres y desposeídos, han traído hambre y miseria a la población en general.

Entonces, como bien dice Carlos Rangel: “…Mientras encontremos dignos de atención, de admiración –y hasta romántico- al seño de horca y cuchillo, y más todavía…y toda práctica política civilizada lo hace en nombre de la revolución…serán más numerosos los candidatos a emular a Stalin…Fidel Castro, Perón…Entre tanto la única manea (inclusive marxista) de intentar impulsar reformas deseables y avances elementales, sería la formación de una alianza amplia de campesinos, obreros, intelectuales…todo el que tenga deseo de contribuir en realidad a la modernización de una sociedad…”

En el hoy y en el ahora. La democracia se construye con una sociedad cohesionada en el logro de objetivos comunes, se fortalece en sus principios y valores, igualdad, libertad, fraternidad, pero también inclusión, tolerancia y reconocimiento, que generen una institucionalidad de contrapesos, que responda a las necesidades de los ciudadanos. No más buenos revolucionarios, ni la dicotomía desgastante entre derecha o izquierda, sino humanismo, ecologismo y progresismo, que atiendan al ser humano en su esencia.

Carlota Salazar Calderón
@carlotasalazar