Entrada destacada"El Silencio de los Buenos" ...

“NO CAMBIAR, ES REPETIR” Proyecto Grifo: El ESTADO PLURAL ® 2006

martes, 19 de julio de 2016

“NO CAMBIAR, ES REPETIR” Proyecto Grifo: El ESTADO PLURAL ® 2006


“NO CAMBIAR, ES REPETIR”
Proyecto Grifo: El ESTADO PLURAL 
® 2006

El castro-chavismo es la escuela de lo peor que le ha ocurrido a Venezuela desde que existimos como país. Ahora bien ¿acaso se aprendió la lección? La vida parece indicarnos que la inteligencia se mide por el dolor con que se aprende. Entonces ¿queremos repetir los mismos errores para que el dolor sea cada vez peor?

La satisfacción es el motor de la evolución individual; pero la insatisfacción es el motor de evolución comunitaria. Este dolor común antes de solamente capitalizarlo hacia el reclamo, debemos enfocarlo hacia las soluciones que impidan el regreso de este caos y sus responsables; pero más lejos aún, tenemos que crear un modelo que garantice nuestros derechos democráticos y fomente el desarrollo colectivo.

Obvio que quienes son de naturaleza cómoda (lo propio del rentismo) son quienes se “drogan” con evasiones para acabar castigados por la realidad. Tales evasiones son las que traen más frustraciones y más dolores. Así mismo, nuestra herencia cultural monárquica nos anula como seres humanos creadores y constructores de nuestras soluciones; para delegar tal responsabilidad en “otro” que es todopoderoso: el Rey todopoderoso, el Estado todopoderoso, el Presidente todopoderoso …  dígase que estamos arrastrando incompatibilidades con nuestro ideal de democracia, desde una conducta (mal llamada: ciudadana) hasta el diseño operativo de un Estado que en letras dice ser democrático, pero que en la práctica, se resume al poder de una sola persona a quien (desde nuestra primera independencia) hemos llamado Presidente.

Nuestro presente es el resultado de un pasado infantil que no miró ni a su presente, ni a su futuro; y por esta causa es que hemos rumiado los mismos errores, cada vez con mayor amargura.

Ahora el dolor nos pone no solo a considerar nuestro destino, sino que a la vez, nos ha activado para crear cambios que nos garanticen los beneficios futuros.

En este trabajo que hemos llamado el "Estado Plural", podremos conseguir y revisar algunas referencias que proponen cambios mucho más profundos que los que se han planteado en el par de siglos que llevamos como país.

A lo largo de más de 200 años como región autónoma, hemos tenido a más de 50 Presidentes lo cuales nos han dado cerca de 160 años de dictaduras; para que la pobreza sea siempre mayoritaria, aún bajo gobernantes de talante democrático. En este mismo lapso, han habido casi 30 Constituciones Nacionales (CN's), en su aplastante mayoría, diseñadas para satisfacer al "rey de turno". Es decir que se ha realizado tal número de CN's por causa del modelo de control unitario que nos rige a lo largo de nuestra historia. 

Entonces, no se trata de hacer "otra" Constitución "más"; sino de hacer OTRA Constitución que diseñe a UN NUEVO ESTADO de CONTROL PLURAL. Este es el VERDADERO CAMBIO estructural de toda nuestra historia. Un cambio que derroca al modelo de beneficios espurios de los cogollos que nos han controlado por siglos. 

Las fortunas petroleras no han podido superar esta carga negativa y hasta debemos tristemente concluir que tales caudales de dinero, más han sido para el provecho de pocos que para el beneficio de muchos. ¿Habrá mayor condena antidemocrática contra la efectividad de un modelo que presume de democrático desde 1958?

A pesar de tener un muy desarrollado estamento legal que define nuestros derechos y deberes democráticos, ¿acaso tenemos al diseño estatal y el sistema operativo que permite que este estamento opere según lo establecido?

El totalitarismo es “muy eficiente” para crear y mantener pobreza, a la vista de que se fortalece con la debilidad del pueblo. Nadie puede tener más poder que el Estado. Así su modelo de control es el unitario (monárquico presidencialista) por cuanto sus únicos objetivos son someter al pueblo, defenderse en su puesto y cobrar todo el dinero posible para el beneficio de la cabeza de Estado y sus allegados.

La democracia es el polo totalmente opuesto al del totalitarismo. Su objetivo es crear las oportunidades que den desarrollo a todo ciudadano y por consecuencia, su modelo estatal antes de ser individualista, debe ser plural a los efectos de poder repartir las inmensas cargas operativas y a la vez, poder controlar sin privilegios a quienes administran a la República. En una democracia todo peso debe tener un contrapeso.

El modelo presidencialista es incongruente con la democracia. Con el actual diseño organizacional del Estado Nacional, la concentración de funciones y de poder del Jefe del Estado, convierte a cada presidente en un rey electo e ineficiente por deber y derecho constitucional. 

Echar culpas a otro presidente malo ya no es excusa, si no logramos entender que es el modelo el que “achicharra” a cualquier persona que ocupe tal silla. No importa si este presidente se llama Lorenzo Mendoza o si es el Papa, la carga operativa lo llevará al fracaso porque nunca podrá cumplir con un mínimo de su trabajo. ¿Qué crees -entonces- que ocurre cuando en contraste con Mendoza o el Papa, llegan los estafadores y corruptos, sedientos de riquezas y desesperados por "sentarse" a dar órdenes, repletos de deudas para con sus compañeros y financistas de campañas electorales - iguales de sedientos por el dinero fácil? El resultado lo hemos sufrido en nuestra historia y lo sufres hoy peor que nunca.

La política no es mentir, eso es parte de la guerra de poder por obtener al Poder Político. La política es la gerencia de los beneficios de la polis (comunidad en griego). Todo político es un gerente y por eso debe imponer una organización con personal eficiente, sistemas y estructuras que con los recursos públicos permitan dar beneficios a la polis. Jefe quien manda. Gerente quien soluciona.

¿Si quieres saber quien te va a hacer una propuesta honesta de buen futuro? ¿Si quieres saber si un candidato es un gerente que va a darte soluciones o solamente otro jefe con las agallas abiertas? pregúntate si reconoce al verdadero problema que se describe a continuación o si se hace el loco. 

Hasta 1957, el Presidente de la República, de unos 300 municipios existentes al momento, apenas daba atención a 15 (5%). Este es el mejor ejemplo del modelo totalitarista que tenía sumergida a toda Venezuela en el más profundo atraso.

Para finales de los años 70, veinte años después de 1958, el inmenso desarrollo de infraestructuras y programas sociales que inundó al país, hizo que el mismo cargo presidencial pasara de tener un territorio geo-administrativo de más de 300 municipios donde el Estado Nacional tenía presencia, 20 veces aquella dejada en 1958. El grave problema es que todo recaía en el mismo individuo residenciado en Miraflores.

Hasta 1998 el Presidente era responsable de 230 funciones sobre las casi 280 del Estado. Nadie puede ser eficiente con semejante cantidad de trabajo. La “silla” no es presidencial, sino eléctrica.

Desde los años 80 hasta hoy, el peor Presidente no es “este” del presente, sino el que viene. Si crees que este es pésimo, espera al próximo. Así de cierta es la MALDICIÓN que nos impone la ineficiencia del diseño de control unitario del presidencialismo. No hay ninguna garantía positiva en tener otro Presidente con este mismo diseño estatal.

La garantía democrática es un nuevo Estado que opere con la pluralidad fundamental para que el poder no sea en contra de la ciudadanía, sino a favor de esta. La democracia, como el agua tibia, fue inventada hace milenios. El asunto no es inventar la democracia, sino construirle los mecanismos y estructuras para que sus beneficios lleguen a cada ciudadano; para que cada persona tenga igualdad de oportunidades de progreso, de derechos y deberes. El asunto no es inventar al agua tibia. El asunto es que salga por el grifo. Con este "norte" es que hemos bautizado y desarrollado al "Proyecto Grifo: El Estado Plural"

El trágico momento que vive Venezuela a principios del siglo XXI, nos regresa hasta épocas de atraso que ya habían sido superadas por las pasadas gestiones de gobernantes democráticos (y no democráticos). Ante tal nivel de dolor, se ha despertado una ciudadanía crónicamente insatisfecha. Este despertar representa un hecho muy importante, ya que se dispara una gran energía colectiva que abre una gran oportunidad para hacer grandes cambios que muy bien pueden reubicar a este país como un vanguardista ejemplo democrático.

Estos cambios vendrán del Primer Poder de la democracia: el ciudadano. En las monarquías se le llama pueblo, mientras que en la democracia se le llama ciudadanía.  Aquel que revise el pasado de la humanidad, podrá identificar al poder de cambio de los seres humanos insatisfechos. Tal como lo dice Jacob Bronowski en su obra “El Ascenso del Hombre”: “El ser humano a diferencia del resto de los animales, se hace único, al no ser solo parte del ambiente; sino ser quien lo modela.” Si la satisfacción es el motor de la evolución individual; la insatisfacción es el motor del desarrollo colectivo.

La historia del venezolano tiene ejemplos de grandes cambios. Ingenuos quienes lo subestimen.

Venezuela será el primer país en establecer un espacio para la Sociedad Civil dentro del diseño de un Estado, a la par de que tendrá uno de los modelos parlamentarios más avanzados del mundo, cuando establezca un verdadero Parlamento Nacional como un consorcio de los 24 Parlamentos Regionales. Estos son los pilares de un nuevo y verdadero Estado democrático. Este es EL ESTADO PLURAL presentado por el "Proyecto Grifo" >>> Abrir link para conocer sus detalles: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada